El tejido conectivo está compuesto por varias proteínas, incluyendo colágenos, pro-teoglicanos y glicoproteínas, esta es la estructura que da resistencia a los tejidos y por ende la que ofrece estabilidad a las articulaciones.

La hiperlaxitud articular es una condición genética y hereditaria que afecta en mayor proporción a mujeres que hombres; en la cual existe una alteración en la proporción del colágeno (hay menor cantidad y las fibras son más cortas) y en la estructura de las fibras elásticas, lo que en última instancia propicia a una mayor elasticidad y al mismo tiempo disminuye la estabilidad de las articulaciones que soportan mayor peso en el cuerpo (cadera, rodillas y tobillos), además la presencia de alteraciones de la propiocepción (conciencia del propio cuerpo)

yoga-souplesse-sport-1

Es bueno aclarar, que tener mayor elasticidad no significa estar enfermo, pero debemos tener claro, que flexo-extender las articulaciones más allá del ángulo fisiológico natural, si no llega a ser controlado voluntariamente por la musculatura estriada, predispone la zona a un estrés articular y músculo tendinoso, dejando el terreno predispuesto para que surjan distensiones músculo tendinosas, y compresiones de la membrana sinovial, así como malas posturas, que comprometen el funcionamiento normal de las articulaciones, pudiendo dar lugar a dolor e inflamación de todas las estructuras implicadas en estos movimientos. Con el paso del tiempo, las articulaciones suelen volverse inestables, propiciando la aparición temprana de cambios degenerativos articulares.

Se necesita de su voluntad, cuando se trate de modificar algunos elementos en su estilo de vida, como dormir y sentarse en posiciones fisiológicamente adecuadas, disminuir el peso corporal o no llegar al sobrepeso nunca.

En este punto el ejercicio es fundamental, este debe dirigirse a fortalecer la musculatura estriada y a los músculos estabilizadores de articulaciones que soportan peso. Estos deben realizarse de manera activa y de forma regular, para desarrollar o devolver la fuerza y el tono a la musculatura estriada que conservan las articulaciones en su posición adecuada. Evitando la sobreextensión de las articulaciones es posible prevenir el dolor. Los ejercicios de estiramiento (stretching) son beneficiosos. Se recomienda hacer yoga, pilates, tai chi, natación y bicicleta. Los deportes de contacto no son recomendables.

Pilates_Tamara

Los ejercicios de coordinación y conciencia del cuerpo (cinestesia y propiocepción ) ayudan a mejorar el reconocimiento de la ubicación del cuerpo en el espacio y de la forma en que se mueve, algo en lo que muy frecuentemente las personas con hiperlaxitud tienen dificultades. Yoga, pilates y spinning, contribuyen de manera notable al entrenamiento del sistema propioceptivo a través del conocimiento y conexión con el propio cuerpo por medio del trabajo y la concentración. Mediante ejercicios diseñados para integrar el trabajo sobre la estabilidad postural, el equilibrio con o sin la ayuda de elementos inestables.

Cuando se practican estas actividades físicas se debe:                 

1. Realizar movimientos suaves, coordinados y no realizar la extensión completa de ninguna articulación.

2. Corregir postura en la ejecución de los ejercicios físico-terapéuticos.

3. Velar cualquier sintomatología evidenciada durante la clase, para evitar incurrir en movimientos que generen dolor.

spinning

Una actitud positiva y una dieta equilibrada también son factores importantes a la hora de combatir las molestias características de la hiperlaxitud.

Recuerda que no podemos corregir lo que no somos conscientes que hacemos, así que si padeces de esta condición, o simplemente careces de consciencia corporal, apúntate a nuestras disciplinas para entrenar tu sentido de propiocepción y mejorar la estabilidad de tus articulaciones.

Fuentes:

El síndrome de hiperlaxitud articular en la práctica clínica diariaArtículo de investigación

Revista médica de Chile

Hiperlaxitud articular: Demasiado elásticos. Clínica alemana