La clave para estar en forma: está en el metabolismo.

Entendiendo como funciona, comprenderemos la importancia de alimentarnos de manera adecuada y la necesidad de la actividad física.

Pero, qué es el metabolismo? No confundir el metabolismo con tener una digestión rápida o lenta.

El metabolismo es el proceso corporal que se encarga de generar y quemar energía a partir de los alimentos. Transforma los alimentos en energía que usamos y gastamos para realizar diversas funciones. Esta energía la genera a partir de, principalmente, glúcidos y grasas.

El metabolismo se divide en dos procesos que funcionan de forma conjunta pero son contrarios, esto es: anabolismo y catabolismo.

El anabolismo es aquel proceso por el cual el cuerpo construye moléculas grandes a partir de otras más pequeñas consumiendo energía y el catabolismo degrada moléculas grandes o complejas a simples con el fin de obtener energía de éstas.

En términos simples el metabolismo es el proceso por el cual el cuerpo genera energía. Para esto, necesitamos realizar actividades que le den la señal al cuerpo de generar energía y entonces usará los glúcidos y grasas para generarla.

Ninguna función del cuerpo consume tanta energía como la actividad física o poner en movimiento nuestros músculos, de hecho, posterior al ejercicio o entrenamiento nuestro cuerpo continúa produciendo energía, por tanto quemando glúcidos y grasas mientras todo se regula y desaparecen las señales que envía el cuerpo para activar nuestro metabolismo.

Además de esto, a mayor musculatura o mayor tejido magro, mayor será el consumo de energía y mayor quema de sustancias de reserva, esto por la necesidad energética del músculo, que es superior a la de otros tejidos.

Así para estar en forma y lograr perder grasa debemos ser dueños de un metabolismo activo, esto es, que reciba constantemente las señales para generar energía y consumir esta energía a través del ejercicio, evitando excedente, para que éste no se acumule en los adipocitos o tejido adiposo, lo anterior en conjunto con la ingesta de los nutrientes que el cuerpo necesita.